Siempre es un buen momento para llevar a nuestros niños al oftalmólogo, pero hay 4 momentos fundamentales durante el desarrollo que no debemos perder.